Rocío, protestona y matona.

Imagen de Rocío alias Protestona, tuitera ultra izquierdista difundiendo su discurso feminazi.



Aunque Rocío nos intente vender que su principal cualidad es la de «protestar», aquellos tuiteros que ya la conocen, saben que lo que mejor se le da en realidad es manipular y propagar su discurso del odio, a la vez de participar en acosos selectivos sobre tuiteros de derechas que ella y sus amiguitos planean desde su grupo de Telegram, más conocido como «Facuogate».



Quizás Rocío lo más cerca que ha estado de una universidad ha sido aquella vez que Podemos impartió unos cursos de verano mientras ella adoctrinaba con su discurso feminazi en la Universidad de Cádiz, y fue ese acto público donde la vieja protestona salió del anonimato tuitero, aunque para la inmensa mayoría de usuarios de Twitter pasó completamente inadvertida.



Tuitera capta a Rocío (@Protestona1) mientras escupe su discurso feminazi.
Tuitero retrata a Rocío (@Protestona1), Echenique y resto de merma intelectual de Podemos.



Imagen de la tuitera comunista ‘Protestona‘ mientras daba una charla adoctrinando con su feminazismo en un curso de verano de la Universidad de Cádiz que organizó Podemos.




Las fechorías de Rocío (Protestona) en Twitter y en el Facuogate



Los podemitas están acostumbrados a usar Twitter como si de un campo de batalla se tratase, y por lo tanto, son capaces de llegar a delinquir con tal de acallar las voces de todos aquellos que disidan de sus ideología comunista. Una de esas voces disidentes que intentó ser amedrentada fue la tuitera Mercedes Romón (@mromvi), a la que los esbirros del Facuogate la investigaron a fondo, llegando a obtener datos suyos como la dirección de su domicilio, o sus teléfonos de su domicilio.



Después, con esa información personal de la víctima en poder de la banda del Facuogate y mediante cuentas anónimas de Twitter, le enviaron mensajes para hacerle ver que debía andarse con mucho ojo con lo que decía de Podemos o su líder venido a Marqués de Galapagar, porque podían llamarla de madrugada, como la propia Rocío (Protestona) propone en el chat de Telegram o mandarle a algún podemita a su casa a darle un susto…



Y es que a nadie debe de cogerle por sorpresa las técnicas mafiosas que emplea la banda de Facuogate contra tuiteros, porque son las mismas que Rubén Sánchez reconoce que emplean en Facua. Para aquellos que todavía no conocen esas técnicas, no viene nada mal recordar cómo funciona su chiringuito-asociación contra todo «enemigo» que se atreva a criticar las millonarias subvenciones que reciben.





Rocío, al igual que el resto de podemitas de ultra-izquierda, bien que lloriquean con su «Twitter nos echa», pero en su grupo de chat de Telegram se puede encontrar cómo ella misma pedía reportar a muchos usuarios de Twitter. Por lo tanto, la libertad de expresión solo puede existir para la izquierda, y con más motivo aún para esa ultra-izquierda que se cree que Twitter es de su propiedad.




Pero para Rocío (Protestona), parece que no hay límites ni pudor en torno al delictivo chat del Facuogate, porque incluso como si de una auténtica criminal se tratase, es capaz de plantear en su grupo de chat de Telegram, de ver quién de los esbirros que conforman el chat se atreve a acabar con la vida de la periodista Cristina Seguí, por publicar un tuit en el opina que «el feminismo de género es un cáncer para la mujer y el progreso».








La Protestona experta en insultar y luego experta en hacerse la víctima



Es habitual que la izquierda radical siempre juegue a hacerse las víctimas, cuando la realidad nos ha demostrado siempre que ellos son los primeros hacer (a escondidas) aquello de lo que dicen quejarse. Un ejemplo evidente, fue cuando el panfleto Público y su división de propaganda tuitera de ultra-izquierda, ‘Tremending’, publicaron un publi-reportaje donde elevaban a la categoría de mártir a la trollstar ‘Protestona’, dedicándole en su defensa y salvación estos terribles y apocalípticos tuits:






Pero cuando Podemos paga a sus habituales panfletos para que le hagan publi-reportajes para santificar a una de sus ‘trollstar’, si hay que manipular y tergiversar la realidad al estilo comunista, se hace y punto, aunque por el camino se olvide una bonita colección de tuits con insultos que la propia Rocío tras su seudónimo de «Protestona» había dedicado a diestro y siniestro por Twitter.




Rocío, una protestona muy bien-hablaá

One thought on “Rocío, protestona y matona.

  1. Es imposible ser más falsa e hipócrita que éste espécimen de mujer. Meses (años) acosando a usuarios de twitter que no siguen sus dictámenes, y es ahora, cuando les toca a ellos, cuando se llenan la boca hablando de democracia y libertad de expresión.

    Todo lo malo que les pase lo tienen de sobra merecido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *